Saltar al contenido
MundoCursos

¿Cómo componer la letra de una canción?

¿Quieres componer música y te gustaría saber cómo componer la letra de una canción? Aprender a hacerlo podría ser uno de los primeros pasos en tu carrera en el mundo musical.

Si no tienes experiencia o si tus propios métodos ya no te funcionan como antes, te recomendamos que sigas leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre la composición de música.

¿Cómo componer la letra de una canción?

A continuación, compartimos contigo una guía paso a paso en la cual te enseñaremos a componer una canción para que puedas llegar a tener éxito creando tus propios temas. Presta atención a cada uno de los pasos y luego ponlos en práctica para triunfar.

Paso 1. Prepárate para componer una canción

Prepárate para una canción

Hay varias cosas que tienes que hacer antes de realizar la composición de tu canción. La primera de ellas es determinar cuál va a ser el instrumento que vas a utilizar para acompañar la composición de la letra de la canción.

Por mucho que en tu cabeza suenen varios instrumentos, para componer la letra, lo más conveniente es que te limites a solo un instrumento: el que te resulte más cómodo y familiar.

Por ejemplo, la guitarra es una excelente propuesta para crear todo tipo de composiciones. Al margen de esto, también es un buen momento para que hagas reflexión de tus sentimientos y de lo que vas a querer transmitir con la canción.

Tu letra tendrá que encajar con tus emociones para que así pueda llegar a conectar con las personas que la escuchen. Por ello, es positivo pensar desde el principio y tener una idea clara de lo que buscas.

¿Te gustaría convertirte en un gran músico?

Está claro que ser autodidacta es una de las mejores cualidades que podría tener cualquier músico.

Sin embargo, si tu deseo es estudiar música online y quieres acelerar tu aprendizaje, te animamos a ver esta guía con los mejores cursos de música.

Paso 2. Repasa las distintas partes de la canción

Componer una canción tiene mucha más profundidad de la que te pueda parecer. No es simplemente comenzar a tocar el instrumento para ver qué sale.

Tienes que pensar en las distintas partes que tiene la canción y en cómo distribuirás el sonido y la letra a través de ellas.

Repasa las distintas partes de la canción

Medita sobre el verso, el puente y el estribillo que tendrá tu canción. Necesitarás componer la música alrededor de estos tres componentes fundamentales. Cuando estés pensando en estos elementos, no olvides que es imprescindible que, en paralelo, vayas imaginando la melodía que utilizarás.

Ese será el ritmo, el estilo, y el perfil en el que encajará la canción. En conjunto con la melodía, también tienes que decidirte por una clave de notas que marcarán el progreso del ritmo.

Paso 3. Trabaja en la melodía

Trabaja en la melodía

Tienes que comenzar creando los acordes iniciales. De ahí va a venir gran parte de la inspiración para escribir la letra de la canción.

Los acordes salen de dentro y son la clave inicial de la canción. Escucha a tu interior y, si no te sale ningún acorde, ponte a tocar y deja que la música fluya. r.

Eso sí, es importante que pongas una grabadora para que, cualquier melodía que salga de ti, pueda quedar registrada y que así luego la puedas volver a toca. Busca una estructura que encaje con los distintos acordes que has creado.

Hay muchas posibilidades y estructuras ya establecidas entre las que puedes elegir. Si nada te convence, también tienes la opción de optar por un concepto propio que no se parezca a nada que hayas oído.

Paso 4. Hora de componer la letra

Ha llegado el momento. Ya tienes la melodía, los acordes y el sonido, así que necesitas ponerle la letra. La mejor forma de hacerlo es no frenando tu creatividad. Escribe lo que se te pase por la cabeza.

No importa si tiene más o menos sentido, simplemente deja que fluya. Al principio, es más importante que el mensaje que cuentes sea bueno, que los acordes se mantengan dentro de una estructura ordenada.

Hora de componer la letra de la canción

Por ello, concéntrate en la historia de tu canción.Es recomendable que, mientras estás escribiendo la letra, no te olvides de la melodía. Déjala en tu cabeza repitiéndose en segundo plano y tararea el sonido de vez en cuando. Eso te ayudará a que sea más fácil que vayas haciendo la sincronización entre la música y la letra.

Además, intenta ir pensando en las distintas partes de letra que usarás en cada momento. Por ejemplo, decide cuál será más conveniente para el estribillo o para el grueso del verso.

Paso 5. Perfecciona tu letra hasta que esté completa

Perfecciona tu letra hasta que esté completa

Tienes que ir uniendo todos los trozos de letra que se te vayan ocurriendo, gestando la versión final en la que toda la historia que cuentas quede bien unida.

Sé crítico con tu elección de palabras, con las distintas partes de la letra y con el tipo de canción que estás generando. Elimina aquello que no te convenza y sigue escribiendo para ir mejorando el estado de la letra.

Haz una revisión de la letra y de la canción hasta que te quedes conforme con el resultado. Piensa que es el final del proceso y que serán los últimos toquecitos a tu obra. A partir de aquí, solo te quedará tocar la canción y disfrutar de ella.

¿Qué partes tiene la letra de la canción que vas a escribir?

El verso, como recordarás, es la parte principal de la canción, aquella que utilizas para contar tu mensaje. No tiene que contar con un hilo repetitivo ni con un sonido estable, sino que puede hacer variaciones.

Todo lo contrario, ocurre con el estribillo, que se trata de la parte de la melodía que sí se repite y que hace especial hincapié en un mensaje o un sentimiento. Y, en último lugar, está el puente. Este segmento de la canción sirve como punto de unión entre el verso y el estribillo.

Tiene que ser una estructura que aporte suficiente emoción como para que la canción gane dinamismo y tenga más intensidad. Con todas las piezas de la canción unidades y vinculadas a una buena letra, tendrás muchas posibilidades de disfrutar con la música que estás creando.

¿Cómo pensar una buena historia para la letra?

Crear una historia para una canción es lo mismo que dar forma a la historia para una película o un libro. Por ello, tienes que pensar con calma qué es lo que vas a contar.

En ocasiones, la mejor inspiración es tu propia vida y los sucesos que te hayan ocurrido. Eso alimenta muchas de las mejores canciones que se han llegado a escribir por parte de músicos del mundo entero.

¿Cómo pensar una buena historia para la letra?

Una buena forma con la que dar forma a una historia sólida es plantearla de la misma forma en la que la crearías para los otros medios que hemos mencionado. Así, la historia tiene que tener una introducción, una parte que sirva como nudo y un desenlace. De esa forma tendrás una garantía que te hará crear una buena historia que ayude a que tu letra destaque.

¿Es posible inspirarse en otras canciones para tu letra?

Es posible inspirarse en otras canciones para tu letra?

La letra es bastante personal y es recomendable que busques ideas propias, pero en lo que se refiere al sonido y la melodía, sí que te puedes inspirar mucho en otras obras.

Seguro que reconoces varias canciones que, en algunos momentos, suenan iguales o muy parecidas. Eso debe a la inspiración que realizan los compositores en la música que les gusta o que escuchan.

Lo que ayuda a simplificar el trabajo y encontrar ideas para poder dar forma a los sonidos. Con las letras, aunque no es tan habitual, también te puedes inspirar. Incluso los artistas más famosos utilizan letras que les han gustado o partes de las mismas como base para sus propias canciones. Algunos, lo que hacen es cambiar trozos de esas canciones en distintos idiomas y así tener un gran margen de libertad.

¿Qué hacer si piensas que tu letra no es demasiado buena?

Ese tipo de sentimiento siempre lo vas a tener. Dudarás de si la canción y la letra son buenas y eso hará que quizá tengas dudas que hagan que vuelvas a la composición incluso si ya habías terminado de escribir.

Una forma en la que puedes evitar perder tiempo es escuchando la canción de forma habitual. Escúchala como si fueras un oyente más y trata de ser crítico contigo mismo.

¿Qué hacer si piensas que tu letra no es buena?

Piensa que cualquier cambio que tengas que hacer siempre es mejor que ocurra antes que después. Por otra parte, piensa en si la canción te convence desde un punto de vista general, si te transmite buenas emociones y si tiene lo que hace falta para ser un éxito.

Graba siempre que puedas y analiza la grabación

Graba siempre que puedas y analiza la grabación

Por mucho que ya te hayas acostumbrado a la letra y tengas bien tomado el tono de tu voz, es necesario que grabes tus sesiones de prueba y que te escuches después.

La grabación constante, el análisis de la música y de la letra, así como el compartir estas grabaciones con familia y amigos, puede ser determinante para saber en qué momentos habría que hacer cambios.

¿Cómo mejorar la composición de la letra de una canción?

Toma nota de otras recomendaciones que también podrían llevar a que disfrutes de un mejor proceso de composición tanto de la letra como de la música.

  • Si estás bloqueado intenta hacer una pausa, desconectar y no seguir con la composición hasta que hayas descansado
  • En el caso de necesitar ayuda, trata de colaborar con otro músico y de dejarte inspirar por lo que este te transmitirá
  • Analiza los grandes éxitos musicales del género en el que estés componiendo. Es frecuente que las canciones más de moda sumen muchos factores comunes, por lo que, si los detectas, podrías llegar a aplicarlos también en tu letra
  • Toma una decisión sobre los sentimientos y el estilo de la canción por el cual vas a optar. Un problema común es que hay muchas personas que no se ponen de acuerdo en los distintos elementos de su composición y letra, y estos acaban no estando en armonía

¿Qué extensión tiene que tener la letra de una canción?

No hay nada escrito de forma definitiva, pero si tienes problemas estableciendo unos límites y extensiones, te recomendamos seguir una regla muy básica. Se trata de darle al verso, al puente y al estribillo, exactamente un volumen específico.

Tanto el verso como el estribillo tendrán cuatro fases cada una, mientras que el puente lo tendrás que resumir en dos frases. Esa es una base que utilizan muchos compositores y músicos del mundo entero, pero que puedes variar dependiendo de tus necesidades o de lo que quieras transmitir con cada canción.

Este tipo de consejos generales te ayudarán cuando no sepas por dónde comenzar, pero no serán tan importantes si ya le tienes tomada la medida a la composición de letras.

¿Cómo poner a prueba el significado de la canción?

Todas las letras de canciones deben tener un significado que sea fácil de comprender. Es fundamental que la letra pueda transmitir una idea que los oyentes entiendan sin necesidad de tener que pensar en exceso. Si al compartir la canción con otras personas, estas te dicen que no se ha entendido parte de la letra o que hay algunos trozos que son confusos, sabrás que tendrás que hacer lo posible para solucionarlo.

¿Qué hacer si la letra no tiene éxito?

Es posible que ocurra. Piensa que a diario hay miles de personas en el planeta que escriben nuevas canciones, que componen música y que se dejan la piel para volcar sus ideas, intereses y preocupaciones con letras que puedan llegar a sus seguidores.

Por lo tanto, lo más normal es pensar que es lógico que haya muchos casos en los que esas canciones no lleguen a nada o que no reciban un buen impacto por parte de quienes las escuchen. Si eso ocurre con tu letra, no te preocupes. No tires la toalla. Seguro que hay multitud de ocasiones adicionales en las que puedes llegar a compartir tu música con el mundo.

Pasadas unas semanas, valora tu letra, y hazlo de una manera crítica. Quizá en ese momento veas que tenía algún fallo o que realmente no era tan buena. Lo que tienes que hacer es seguir trabajando duro y esforzarte, porque seguro que antes o después llega el momento en el que triunfes a lo grande con una canción.